LA WEB DE LOS PROFESORES que enseñan matemática
17 Nov

Mantener la clase en ‘flow’ El problema 15243 P. Z.

El siguiente video propone un problema matemático para motivar el concepto de flujo (flow). El profesor Peter Liljedahl, de la Universidad Simon Fraser (Canadá), lo usó como actividad en el seminario Pólya, Csíkszentmihályi y cartas: El fenómeno del flujo cuando visitó el Laboratorio de Educación del Centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la Universidad de Chile.

El problema cumple las condiciones necesarias para vivir una experiencia desafiante: estimula la búsqueda de estrategias para resolverlo, cuenta con un profesor que entrega la responsabilidad de resolver el problema y, además, se trata de un problema que se puede extender en dificultad o simplificar dependiendo de las personas que deban enfrentarse a él.

Liljedahl plantea que al crear y gestionar el flujo se logra el éxito en la resolución de problemas y, también, la excelencia de la enseñanza. (Video en inglés con subtítulos en español. También puedes mirar la galería de fotos, más abajo, con explicaciones en español).

Estar en ‘flow’

El concepto de flow  (‘flujo’ o ‘fluidez’ en español) proviene de la psicología (Mihály Csíkszentmihályi, 1990) y es la manera en que las personas se entregan y comprometen en una actividad. Cuando están en flow su concentración e interés se enfocan en ese momento y eso sucede hasta que los estímulos no se agoten.

Como el flow no es estático -puede aumentar o decrecer-, Liljedahl propone formas para que se mantenga si es que este aumenta o decrece según distintas razones. Por ejemplo, si aumenta la dificultad para resolver el problema, puede aumentar la ansiedad. Para esto, el investigador sugiere, entre otros, pedir una tarea más fácil o dar alguna pista.

Existen una serie de condiciones para que se cumpla la experiencia:

1. Hay metas claras en cada paso.

2. Hay respuesta inmediata a la acción.

3. Hay balance entre los desafíos y las habilidades.

4. La atención se fija en las acciones de uno.

5. Las distracciones se excluyen de la conciencia.

6. No hay temor a fallar.

7. La autoconciencia desaparece.

8. El sentido del tiempo se distorsiona.

9. La actividad es satisfactoria en sí misma.

De ellas, las primeras tres se mueven en torno a factores externos. El resto es parte de la experiencia interna.