LA WEB DE LOS PROFESORES que enseñan matemática
8 Nov

“Se necesitan profesores apasionados” Peter Liljedahl, profesor de matemática e investigador P. Z.

Peter Liljedahl, profesor de matemática y doctor de la Universidad Simon Fraser (Canadá), ha asociado su investigación sobre la resolución de problemas con el concepto de flujo / fluidez (del inglés flow) del psicólogo Csíkszentmihályi .

El flujo es la experiencia que viven las personas cuando realizan actividades que les gustan: un pasatiempo o trabajo. Se sienten enfocados y entregados cuando realizan esa actividad y pierden la noción del tiempo. Y eso también les pasa a los estudiantes cuando resuelven problemas.

Ha estado en Chile realizando diferentes encuentros sobre la resolución de problemas, entre ellos un taller para profesores y el seminario Pólya, Csíkszentmihályi y cartas: el fenómeno de flujo, en el centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la Universidad de Chile.

En esta entrevista habla de su trabajo, del papel de profesores en la resolución de problemas y la experiencia del flujo.

¿Qué es la resolución de problemas?

Es lo que hacemos cuando no sabemos lo que hay que hacer, se trata de algo problemático. Si sabemos qué hacer, entonces es un ejercicio.

¿Cómo te hiciste experto en la resolución de problemas?

Al principio era un profesor muy tradicional, aunque bueno y eficiente… A los estudiantes les encantaban mis clases. Pero vi que no era suficiente y transformé mi enseñanza basándola en la resolución de problemas. Y ha sido muy beneficioso e impactante.

¿Qué desarrolla la habilidad de resolver problemas?

Hay habilidades blandas y duras. Las últimas tienen que ver con la matemática que se aprende. Si los estudiantes desarrollan las habilidades blandas, aprenden: a comunicarse, a organizar el trabajo, a ser responsables por su aprendizaje, a trabajar concienzudamente, a ser colaborativos, a tomar riesgos, a pensar libremente, a juntar información y a complejizarse las tareas, algo propio de los matemáticos.

Muchos beneficios…

Sí, e irónicamente se trata de habilidades necesarias para tener éxito en la vida, y en otras asignaturas también. Son muy poderosas.

¿Y basta con la resolución de problemas en la sala de clases?

No es suficiente, porque los estudiantes no piensan en clases. Por eso hay que trabajar en la construcción de salas de clases en las que se piensa. Hay que cambiar las formas, la experiencia, el ambiente, lo que hace el profesor durante la clase para que la resolución de problemas resulte.

¿Se necesita un contexto para la resolución de problemas?

Todos los problemas matemáticos necesitan estar contextualizados. Un contexto puede pertenecer o no al mundo real. Pero si te restringes solamente al mundo real, los estudiantes no se interesan. Porque lo que es relevante para ellos no es necesariamente el mundo real.

Además, el contexto te da algo sobre lo que reflexionar y algo con lo que pensar.

¿En el seminario en el CMM propusiste resolver una problema con naipes, cuál era el contexto?

¿A quién le podría importar un problema sobre cartas? Pero el contexto fue: “Pon las cartas en este orden”. Esto dio algo sobre lo que pensar y dio algo con lo que pensar: con las cartas. Pensar con el contexto es bien importante. Se convierte en una herramienta. Metafóricamente, es un paisaje en el que puedes situar tu pensamiento.

¿Qué es lo que tiene que hacer un profesor para mantener a los estudiantes resolviendo problemas?

Tenerlos en flow. Y para encontrar el flow es necesario llevar a toda la sala a vivir la experiencia. Para eso, se necesitan profesores apasionados por la resolución de problemas. Tienen que estar estimulados por el trabajo de los estudiantes y disponibles para apoyarlos en el aprendizaje. Tienen que eliminar restricciones, como el tiempo, y cambiar el foco sobre el resultado, porque la resolución de problemas se centra sobre el proceso. Y se debe encontrar la forma de evaluar ese proceso y demostrarles que es valioso.

¿Hay que dar las repuestas a los estudiantes?         

Uno de los propósitos de la resolución de problemas es hacer que los estudiantes piensen. Si damos las respuestas, no existe una razón para que los estudiantes trabajen ni se responsabilicen. Además, la respuesta está en la clase. La clase es más inteligente de lo que tú eres, es decir, la persona más inteligente de la clase es la clase.

Los estudiantes no quieren pensar…

¿Por qué lo que buscamos está siempre en el último lugar que buscamos?

Porque cuando lo encuentras, dejas de buscarlo. Y lo mismo pasa con la resolución de problemas. Se trata de pensar y si te digo la respuesta, dejas de pensar.

No es que quiera que esconder la respuesta. Pero quiero que la busquen por sí mismos. Y cuando la encuentren, quiero que sepan que es la respuesta correcta. Así sí sé que aprenden. Negarles la respuesta, asegura que el estudiante siga pensando. Por eso nunca les doy la respuesta.

¿Y cómo lo haces?

Al principio me preguntan y yo sonrío, los miro y me voy.  Después de tres semanas dejan de preguntarme y empiezan a preguntar a sus compañeros, y está bien porque comienzan a ser responsables de su propio aprendizaje.

¿Y cómo ayudas al estudiante con la resolución de problemas?

Les doy pistas, por ejemplo. Pero sobre todo movilizo el conocimiento, es decir, si este grupo está atrapado y ese grupo lo está haciendo mejor voy donde el primero y les digo que pregunten al grupo anterior. Si hay dos grupos que tienen respuestas diferentes, los invito a que conversen.

Y no dejo que los estudiantes se vayan de la sala sin que tengan la respuesta correcta.

Se trata de orquestar para que todo eso suceda.

¿Tus estudiantes se sienten satisfechos?

Sí , porque es mucho más gratificante saber que la solución está en ti y encontrarla, en lugar de que te digan cuál es la respuesta correcta.

Si un estudiante no puede resolver el problema, ¿qué debe hacer el profesor?

Si hablamos sobre el flow, hay que darle pistas, inyectar un poco de conocimiento, contestar parcialmente la pregunta, juntarlo con una pareja diferente, hay mucho que se puede hacer para mantener el interés.

A veces hay problemas en los que la clase está bloqueada, nadie sabe qué hacer. Entonces me pongo a trabajar con un grupo y les entrego un poco de conocimiento. Así el grupo se convierte en un experto. Luego voy a otro grupo y les digo que consulten con el grupo experto.

¿Cómo los profesores pueden guiar una clase de sin saber qué es le flow?

Los buenos profesores lo hacen naturalmente. Como profesor tú tienes feedback todo el tiempo. Enseñas y tienes respuestas. Los profesores se mueven naturalmente.

Los malos profesores solo se preocupan de los contenidos. Un profesor interesado en sus estudiantes, pone atención en lenguaje no verbal para ver cómo responden a lo que está pasando. Entonces el profesor ajusta las cosas naturalmente.

A veces hay profesores sobreprotectores que no quieren que los estudiantes tengan ningún desafío. Y sin desafío no hay flow.