LA WEB DE LOS PROFESORES que enseñan matemática
30 Sep

Seminarios para fortalecer la matemática Participan profesores de diferentes comunas

Investigadores del Centro de Modelamiento Matemático (CMM) imparten seminarios sobre matemática a profesores de escuelas y liceos de Chile. Se trata de los seminarios que realiza el Laboratorio de Educación del CMM, insertos en el programa Mejor Matemática del Ministerio de Educación (Mineduc) y del CMM, cuyo fin es brindar nuevas herramientas a los docentes para el fortalecimiento de la enseñanza de la matemática.

Desde el mes de mayo y hasta fin de año se realizan dos seminarios: Resolución de problemas, a cargo del investigador del CMM de la Universidad de Chile, Patricio Felmer, y Abordando la ansiedad matemática, del sociólogo Francisco Martínez, investigador asociado del CMM. Ambos se imparten durante tres horas en diferentes establecimientos de la región metropolitana.

De Recoleta, Pudahuel, Santiago y Puente Alto han sido los primeros docentes que han participado en los seminarios. Además de los profesores de matemática de educación básica y media, también han participado representantes del Mineduc, jefes de UTP y autoridades de los establecimientos.

La Resolución de problemas es un área que se incluye actualmente en las bases curriculares; sin embargo, se trata de una habilidad que muchos profesores y estudiantes desconocen y, por eso, se encuentra en pleno descubrimiento y desarrollo.

Durante la jornada se explica en qué consiste la resolución de problemas y cómo esta habilidad la desarrollan todas las personas y, por eso, la deben conocer y dominar los estudiantes. La segunda parte del seminario es la resolución de problemas en grupos de tres personas: los profesores sólo resuelven el problema cuando todos los integrantes están de acuerdo. La sesión está acompañada por monitores que a través de preguntas guían a los participantes a encontrar los resultados, pero nunca se revela una solución única pues hay muchas estrategias correctas para resolver los problemas.

El director del liceo emblemático Inba, Jorge Rojas, cuya especialidad es educación física pero igualmente participó en una de las sesiones del seminario de Resolución de problemas, explicó: “Fue una experiencia muy interesante que se puede llevar al aula”. Asimismo, agregó: “A los chiquillos les va gustar la forma de trabajo: es activa, participativa y grupal. Los beneficia trabajar en grupo porque es colaborativo. Yo, sin ser matemático, conversando con mis colegas pude resolver cosas que nunca imaginé”. Además, apuntó: “Te das cuenta de que en la cotidianeidad también puedes resolver problemas y lo haces y, para eso, la matemática es fundamental.

Abordando la ansiedad matemática, por su parte, es un seminario que se centra en la reflexión de los participantes y sus diferentes experiencias frente al estado de tensión de algunas personas cuando enfrentan situaciones matemáticas (resolver ejercicios, rendir una prueba o revisar el vuelto de una compra, por ejemplo). Niños, jóvenes y adultos pueden ser presa de la ansiedad matemática, pero es en las salas de clase donde los profesores pueden ser agentes de cambio y disminuir los niveles de ansiedad de sus estudiantes.  

“Es cierto, la mayor de los estudiantes parte con una ansiedad matemática. Lo primero para nosotros es entender cómo podemos quitar el miedo a la matemática. Y eso pasa por lo que se decía al final del taller: tomar el error como una forma de aprendizaje”, apunta Patricio Oviedo, profesor de educación básica de la Escuela Arturo Merino Benítez que enseña la asignatura a niños de quinto a octavo básico.

En este taller también se abordan los mitos que se desarrollan en el ámbito de la matemática, por ejemplo: que existen personas que tienen una mente más matemática que otras, que los hombres son mejores en matemática que las mujeres, que hay momentos específicos para aprender matemática.

La jefa UTP Comunal, de Pudahuel, Nancy Quiroga, que participó en el seminario Abordando la ansiedad matemática, reconoció que la experiencia la “remontó” a sus años de estudiante. “Los niños sufren mucho cuando sienten que no saben o no pueden”, reconoció la profesora y concluyó: “justamente me centré mucho en el estudio de la matemática para que mis estudiantes no lo pasaran mal como yo”.